Tareas de jardín en julio

Tareas de jardín en julio

La última quincena de julio y la primera de agosto suponen un claro desafío a la resistencia de las plantas.

El riego es crucial. Las noches suponen un alivio para el jardín y la terraza… ¡y el momento ideal para disfrutarlos! 

 

TAREAS GENERALES DEL MES

El riego es de máxima importancia en julio. Utiliza aspersión para el césped; goteo para los arbustos, anuales y vivaces, setos y árboles, y regadera o inmersión (según) para algunas plantas de interior.

Abonar las plantas de flor. Están a pleno rendimiento, de modo que necesitarán un abonado rico en fósforo y potasio y bajo en nitrógeno.

Las plagas y hongos, a raya. El control de plagas y enfermedades sigue siendo clave. En lo posible, utiliza plaguicidas sistémicos y fungicidas de amplio espectro.

Eliminar las malas hierbas. La escarda de malas hierbas no se debe descuidar. En algunos casos convendrá usar un herbicida; pide consejo en tu centro de jardinería.

 

Árboles, arbustos y trepadoras

Aclara arbustos y trepadoras

Libera los árboles, arbustos y trepadoras de las ramas secas, débiles o enmarañadas. Las tijeras deben estar bien limpias y afiladas para no provocar desgarros. Escoge la herramienta adecuada según el grosor de las ramas.

Obtén esquejes

Julio y agosto son meses ideales para hacer esquejes semileñosos de lagerstroemias, adelfas, fucsias, hortensias, madreselvas, geranios, y de las espíreas que florecieron en primavera. Escoge las ramas más vigorosas, dales un corte limpio, unta el extremo con hormonas de arraigo y plántalas enseguida.

Recorta las aromáticas

Poda las espigas de flores viejas de las aromáticas y tres a cuatro centímetros del último crecimiento para que sigan floreciendo. Con las espigas secas aprovecha para hacer saquitos perfumados.

Haz un alcorque a los árboles

Cavar un alcorque en torno al tronco de los árboles hará que aprovechen mejor la lluvia y el riego. Vigila que no se llene de malas hierbas; para ello, lo mejor es acolcharlo con corteza de pino o algún árido. Antes de irte de vacaciones riégalos bien; haz lo mismo con los arbustos que hayas plantado este año.

 

Plantas de flor

Protégelas del golpe de calor

Como herbáceas que son, están más expuestas al golpe de calor, de efectos letales. Por ello, en estos días tan calientes no descuides el riego.

Controla la polilla del geranio

Geranios, gitanillas y demás pelargonios sufren en esta época la amenaza de la oruga de la polilla del geranio (Cacyreus marshalli). El insecto pone los huevos en las corolas y las larvas devoran el corazón de los tallos, causando la muerte de las plantas. Para prevenir sus daños, actúa de forma preventiva o en los primeros estadios larvarios. Puedes usar insecticidas biológicos basados en el extracto de neem o las esporas y toxinas del Bacillus thuringiensis ‘Kurstaki’.

Elimina las flores viejas

Si quieres alargar la floración de las vivaces y anuales, pínzalas a medida que vayan muriendo las flores.

Entutora dalias, gladiolos…

Las plantas altas y de tallos delgados que sostienen grandes flores, como las dalias, peonías, gladiolos, azucenas, cañas de las Indias, e incluso las margaritas, necesitan que les coloques tutores.

Previene el golpe de calor

Defiende a tus plantas de flor (recuerda que son herbáceas) del efecto de las altas temperaturas asegurándoles la provisión de agua necesaria. Solo así serán capaces de resistir una brusca subida del termómetro.

 

Plantas de interior

Asegúrales una buena hidratación

Un fin de semana de verano sin agua suficiente puede dejarte sin tus plantas de interior. Si te ausentas, asegúrales la necesaria hidratación. No todas precisan la misma cantidad de agua, pero en general evita el exceso de riego y sobre todo el encharcamiento, que propicia la aparición de patógenos.

Agrúpalas para generar un microclima más húmedo, y no dejes de pulverizarlas con agua destilada o descalcificada al menos un par de veces al día. Si sales de vacaciones lee nuestras recomendaciones en la agenda de agosto.

Impide que las ataque la araña roja

Si el follaje está bien humectado mantendrás a raya a la araña roja, un ácaro que medra gracias al calor y la sequedad ambiental. Sabrás que ha atacado cuando las hojas comiencen a perder color y secarse; en el envés podrás observar unas finísimas telas con las minúsculas arañas. Rocíalas con agua; si no se van, aplica un acaricida.

Deja de abonarlas

En julio y agosto suspende los aportes de fertilizante a tus plantas de interior; deberás reiniciarlos en septiembre.

 

El césped

Defiende el césped del calor

Si tienes un césped clásico, pasa el cortacésped con menor frecuencia y deja la hierba más alta para evitar que amarillee. Vigila que no le falte riego. Si no hiciera tanto calor conviene actuar como en junio.

Antes de salir de vacaciones

Siega el césped antes de ausentarte, pero dejando dos tercios de la altura: así aguantará mejor el efecto del sol durante un par de semanas. Pásale el rodillo de púas o escarificador para que absorba bien el agua, y revisa el sistema de riego y los aspersores.

 

Tareas del jardín en Junio

Todavía con sus suaves temperaturas, junio permite realizar muchas actividades al aire libre: en el jardín o la terraza. Las plantas están radiantes, pero hay que protegerlas de la competencia de malas hierbas, enfermedades y plagas.

Como bien dice el dicho  “más vale prevenir que curar”,  debes vigilar la irrupción de las plagas que son las tareas más importantes que las plantas ornamentales y el huerto requieren éste mes.

 

Controlar las plagas y enfermedades

Es una batalla que hay que librar sin desmayo. Existen múltiples recursos para combatir con las plagas, desde remedios caseros hasta fitosanitarios, ecológicos y control biológico de las plagas. Las plantas con mayor peligro de coger plagas, enfermedades y algún tipo de accidentes son las que están situadas en los balcones y terrazas.

Algunos de los problemas que pueden afectar a las plantas son: la mosca blanca, la cochinilla, la botritis o el oidio. Entre finales de mayo y principios de junio, es la mejor época para el tratamiento contra la cochinilla, el cual, si se realiza en esta época, hace que prácticamente termines con ella para todo el año.

Aunque realices los tratamientos preventivos, mantén la vigilancia. Apenas veas que han hecho acto de presencia toma medidas inmediatamente. En tu centro de jardinería te aconsejarán.

 

Eliminar las malas hierbas

Las malas hierbas compiten con las plantas del jardín y del huerto por el agua, la luz y los nutrientes. Elimínelas antes de que germinen. Quitarlas les garantiza un jardín más sano y limpio.

 

Vigilar el riego

El calor empieza a apretar en algunas zonas de España y las plantas necesitarán mucha más agua. No te descuides con el riego, sobre todo sino llueve, hace viento o mucha calor. Recuerda que las plantas que viven en tiestos están más expuestas a las consecuencias de la falta de agua.

Evita mojar las hojas y las flores, y dirige el chorro al sustrato (y no al cuello de las plantas). El riego automático te quitará trabajo y ahorrarás tu tiempo y dinero: utiliza aspersores bien solapados para el césped, y goteo para los parterres, macizos, setos y huerto, así como en las jardineras y tiestos de la terraza.

 

Abonar

Para que las especies de flor florezcan en cantidad, hay que darles abono rico en fósforo y potasio. El césped y las plantas verdes de interior, agradecerán un fertilizante específico que las fortifique y mantenga su color. 

Plantas vivaces, como los geranios, debes abonarlas con abono líquido entre 20 y 30 días como máximo.

 

Árboles, arbustos y trepadoras

Recortar setos y topiarios: Los setos y figuras topiarias para que ganen densidad y no pierdan forma, deben repasarse ahora que están brotando las hojas nuevas. Es el caso del boj, aligustre, arizónica, tuya, tejo, incluyendo también los arbustos que ya han florecido.

Los que están en plena floración o vayan a dar bayas en otoño hay que podarlos sólo lo necesario, sin pasarse (por ejemplo: las piracantas). Sólo si fuera necesario (no es imprescindible ni necesario), poda las glicinias, lilos, forsitias, camelias, membrilleros del japón, espíreas, es decir, los arbustos y trepadoras que hayan florecido al comienzo de la primavera.

Guiar y sujetar las trepadoras: Las guías, soportes y sujeciones de las trepadoras deben ser revisados ahora que están en plena floración o emitiendo tallos y hojas.  Las trepadoras de tallos volubles o vigoroso crecimiento (bignonias, clemátides y glicinias), que están en plena floración o emitiendo tallos y hojas, deben ser guiadas y sujetadas a su soporte.

Las sujeciones antiguas deben ser revisadas. Así evitarás que se enmarañen o las venza el peso. Si se desarrollan demasiado, a lo mejor tienes que recortarlas, en ese caso infórmate porque según la especie es conveniente hacerlo de una manera o de otra.

Rosales sanos y floridos: Los rosales están en plena floración, pero no libres de enemigos: los omnipresentes pulgones, la falsa oruga del rosal, el oídio y la roya están al acecho. Revisarlos periódicamente y actúa ante el menor síntoma. Elimina las flores marchitas para estimular la floración, así como los chupones y las hojas secas o dañadas. No descuides el riego, sobre todo si los cultivas en maceta.

 

Bulbos de primavera

Ya hay que desenterrar los bulbos que dieron flor en primavera (tulipanes, narcisos, jacintos, crocus…). Espere a que las hojas se hayan sacado y sácales con cuidado de no lastimarlos. Limpiarlos bien y guárdalos en un sitio fresco, oscuro y seco, hasta el próximo octubre.

Las callas también terminan su ciclo, si las tienes en tiestos y a pleno sol es necesario pasarlas a la sombra o semisombra. Las callas que están a pleno sol en lugares de mucho calor, empezarán a ponerse amarillas y a estar muy feas, no preocuparos, nada más pasen las altas temperaturas volverán a crecer y ponerse verdes.

 

Césped

Sigue regando y dependiendo de las temperaturas, ves añadiendo más tiempo y frecuencia al riego, a finales de mes, el riego ya tiene que ser diario. El corte del césped debe ser entre cada 7 y 10 días como máximo, recuerda que en zonas de altas temperaturas no hay que cortarlo muy bajito, ya que se nos puede quemar.

Para contrarrestar el efecto del calor, el pisoteo continuo y la aparición de malas hierbas, siega la hierba una vez por semana o cada 10 días. Existen mezclas de semillas y variedades de cespitosas más adaptadas al clima de la maceta o la costa mediterránea y que, por tanto, demandan mucho menos trabajo.

 

Huerto

Los tomates, pepinos, calabacín, etc.  tienen que tener puesto sus tutores para su emparramiento. Están finalizando o acaban de finalizar todas las cosechas de invierno, quita y limpia el suelo, airearlo y déjalo para preparar las próximas cosechas.

Empieza la época de colocación de las bolsas para las uvas tempranas. Fresas, pepinos y lechugas de ciclo primaveral están en su momento más apetitoso. Si sembraste zanahorias y remolachas en marzo, o calabacines y rabanitos en abril, ya puedes cosecharlos también.

Recoge las judías verdes antes de que granen. Para que la cosecha de los frutales sea de mayor calidad y más abundante conviene que descargues ahora las ramas de los ciruelos, melocotones, albaricoques, manzanos, perales… eliminando selectivamente los frutos más pequeños y deformes.

Además, le evitarás al árbol el riesgo de que se le parta una rama por exceso de peso.

 

Plantas de interior

Los peques están llegando, al fín terminan el colegio y es hora de irnos a las segundas residencias para disfrutar del verano. Recuerda que es muy importante dejar las plantas en las jardineras de autorriego o con algún sistema de riego.

También es conveniente dejarlas cerca de las ventanas con luz, patios y demás sitios bien cuidados. Conforme las hemos dejado, hemos de pasarnos cada cierto tiempo para regar las plantas, controlar las plagas y ver que van correctamente.

La falta de humedad provoca desecamiento o puntas quemadas en las hojas de las plantas de interior, especialmente en aglaonemas, begonias rex, calateas, drácenas, alocasias, en general las palmeras de origen tropical en su inmensa mayoría.

Con la ayuda de un humidificador o de pulverizaciones frecuentes con agua descalcificada o destilada podrás proporcionarles bienestar; no mojes las flores ni las hojas si son pubescentes. Si las agrupas, contribuirás a que se genere un micro-clima más húmedo.

 

Cuidados del césped en primavera y verano.

Un césped hermoso se complementa con el resto del jardín y es esencial para que este luzca fantástico.
.
La primavera es el mejor momento para dedicar un poco de tiempo y esfuerzo para poner en forma nuestro césped.
los-cuidados-cesped-primavera-verano
A continuación vamos a proponer un sencillo programa de cuidados del césped que nos ofrecerá los mejores resultados en la salud y aspecto de nuestro césped.
.
Los secretos del éxito de un césped de aspecto perfecto son:
 
  • Siega regular y correcta.
  • Alimentar en primavera y verano con fertilizantes específicos para césped.
  • Tratamiento de las malas hierbas y musgo.
  • Aireado.
  • Resiembra.
  • Riego.

.

Siega

cuidados-cesped-primavera-verano
El trabajo más importante para obtener un césped de aspecto perfecto es realizar un corte correcto y regular del mismo.
.
Es necesario cortar la hierba de manera regular, incluso semanalmente, ya que el césped crece muy rápido durante la primavera y verano.
.
El objetivo es mantener el césped a la misma altura. Para la mayoría de los céspedes la altura debe ser aproximadamente entre 2.5 y 4 cm. de alto. Para céspedes que tengan mucho desgaste, la altura se eleva a más de 5 cm., y para áreas muy sombreadas, debemos cortar a una altura de unos 7.5 cm.
.
Segar demasiado corto es desaconsejable, ya que es la forma más rápida para que las malas hierbas y el musgo se establezcan, cosa que finalmente debilitará y estropeará nuestro césped.
 
 
Alimentación del césped
 
Lo siguiente en la lista de prioridades en el cuidado de nuestro césped es alimentar nuestro césped utilizando fertilizantes específicos.
.
Una buena alimentación con un fertilizante de césped no sólo hace que la hierba luzca más verde, sino que hace además que crezca más grueso y aumente su fuerza, vigor y salud, haciéndolo más robusto y mejor equipado para competir con las malas hierbas, el musgo y las tensiones relacionadas con el clima.
.
Para alimentar el césped en primavera, debemos aplicar el fertilizante inmediatamente después de realizar el corte. Cuando utilizamos un un abono para césped granulado, es importante aplicar uniformemente sobre todo el césped siguiendo la dosis recomendada por el fabricante. La forma más sencilla de hacerlo es utilizando un esparcidor de césped, sobre  todo en céspedes grandes.
.
Si repetimos el tratamiento al cabo de 6 semanas, seguiremos disfrutando de un césped fuerte y saludable durante todo el verano.
 
Tratamiento de las malas hierbas y el musgo
 
Las malas hierbas del césped son un gran dolor de cabeza que nos puede complicar nuestro objetivo de disfrutar de un césped sano y de aspecto espectacular.
 
Un césped fuerte, sano y bien alimentado será capaz de hacer frente a las malas hierbas y al musgo mucho mejor que uno que no está cuidado y alimentado correctamente. 
 
No obstante, donde aparece el problema de las malas hierbas y el musgo, es importante comenzar un tratamiento específico rápidamente, evitando que el problema se agrave.
 
Existen productos muy completos en el mercado para el tratamiento de las malas hierbas como son los herbicidas líquidos y productos específicos antimusgo.  A la hora de escoger un tratamiento, sino tenemos mucha experiencia, es aconsejable pedir orientación en nuestro centro de jardinería de confianza. Un buen profesional nos orientará para escoger el producto más adecuado así como la dosificación y número de aplicaciones a realizar.
 
 
Aireado
 
escarificador-cesped-manual
El alto tráfico en el césped puede provocar que se compacte. Esto puede hacer que la lluvia y los nutrientes -así como el aire- lleguen a la raíz. El aireado puede aliviar ese problema.
.
El aireado elimina las obstrucciones de la tierra y hace agujeros en ella.
.
Esto se puede llevar a cabo con un aireador de empuje, un rodillo de púas en un cilindro ajustado a un mango largo
.
Los tacos aireadores que se ajustan a la parte inferior del calzado o aireadores que son similares a una horquilla recta no hacen el trabajo completo. Mientras hacen agujeros en la tierra, no eliminan las obstrucciones.
.
El aireado se realiza al mismo tiempo que el quite de maleza; si tenemos el césped de tipo zoysia, necesitaremos esperar al verano para airearlo.
 
 
Resiembra
 
Cada año, hasta una cuarta parte del césped puede llegar morir, especialmente después de un invierno frío y húmedo. Resembrar, es decir, sembrar semillas de hierba nuevas en el césped existente, puede rejuvenecer el aspecto de su césped y traerlo de vuelta a la vida.
.
Las semillas de césped se siembran a inicios de la primavera, después de haber quitado la maleza y de haber aireado. Una forma de asegurarnos un césped hermoso y saludable, es seleccionando las semillas que crecen mejor en nuestra región.
.
Un clima continental exige una variedad de césped resistente a las heladas y a un clima seco, mientras que un césped cercano al mar necesitará una variedad resistente al salitre. También hay que tener en cuenta el tráfico al que será sometido nuestro césped o ciertas áreas del jardín.
.
Los estragos del invierno y otros factores como, por ejemplo, las manchas que pueden dejar algunos animales domésticos como los perros, hacen que muchos céspedes presentan áreas desnudas que no sólo afean el jardín, sino que además son zonas perfectas para que las malas hierbas y el musgo se desarrollen.
.
Hay disponibles productos para césped específicos que cubrirá  las calvas y logrará crear una cubierta espesa de hierba en el área desnuda.
 
 
Riego
riego-cesped-primavera
Tan pronto llega la primavera, el césped comienza a buscar agua.
.
Si no hay suficiente agua, el césped no recibe los nutrientes esenciales para su crecimiento, reproducción y, sobretodo, su defensa contra las enfermedades y plagas. Sin embargo, tampoco es recomendable el riego excesivo ya que puede tener el efecto contrario.
.
Aunque el riego es importante, la única manera de que el césped se pueda beneficiar de él, es cuando cuenta con un buen suelo. El suelo sano retiene el agua como una esponja. Absorbe lo que necesita y deja ir el exceso.
.
Cuando la calidad del suelo es pobre, el suelo no es capaz de mantener ni siquiera el agua que necesita para que el césped crezca y toda el agua se escurre. Ésto se observa comúnmente en los suelos arenosos. Del mismo modo, los suelos que tienen gran contenido de arcilla bloquean la entrada del agua. Por lo tanto, tu suelo debe estar sano.
.
La mejor hora del día para regar es temprano en la mañana. Menos agua se evapora si el césped se riega cuando la temperatura es fresca y no hay mucho viento, condiciones que generalmente se dan en las primeras horas del día.
.
El riego al atardecer y en la noche también reduce la pérdida de agua por evaporación si no hay viento; sin embargo, esto tiende a traer problemas de enfermedades ya que el césped permanece húmedo toda la noche.
.
Para regar el césped eficientemente se debe remojar la tierra en la zona de la raíz, es decir, no debe ser un simple riego superficial. Debemos regar sólo cuando sea necesario. Se han de revisar los aspersores para lograr un riego uniforme. También es vital examinar la calidad del agua.