Tareas de jardín en julio

Tareas de jardín en julio

La última quincena de julio y la primera de agosto suponen un claro desafío a la resistencia de las plantas.

El riego es crucial. Las noches suponen un alivio para el jardín y la terraza… ¡y el momento ideal para disfrutarlos! 

 

TAREAS GENERALES DEL MES

El riego es de máxima importancia en julio. Utiliza aspersión para el césped; goteo para los arbustos, anuales y vivaces, setos y árboles, y regadera o inmersión (según) para algunas plantas de interior.

Abonar las plantas de flor. Están a pleno rendimiento, de modo que necesitarán un abonado rico en fósforo y potasio y bajo en nitrógeno.

Las plagas y hongos, a raya. El control de plagas y enfermedades sigue siendo clave. En lo posible, utiliza plaguicidas sistémicos y fungicidas de amplio espectro.

Eliminar las malas hierbas. La escarda de malas hierbas no se debe descuidar. En algunos casos convendrá usar un herbicida; pide consejo en tu centro de jardinería.

 

Árboles, arbustos y trepadoras

Aclara arbustos y trepadoras

Libera los árboles, arbustos y trepadoras de las ramas secas, débiles o enmarañadas. Las tijeras deben estar bien limpias y afiladas para no provocar desgarros. Escoge la herramienta adecuada según el grosor de las ramas.

Obtén esquejes

Julio y agosto son meses ideales para hacer esquejes semileñosos de lagerstroemias, adelfas, fucsias, hortensias, madreselvas, geranios, y de las espíreas que florecieron en primavera. Escoge las ramas más vigorosas, dales un corte limpio, unta el extremo con hormonas de arraigo y plántalas enseguida.

Recorta las aromáticas

Poda las espigas de flores viejas de las aromáticas y tres a cuatro centímetros del último crecimiento para que sigan floreciendo. Con las espigas secas aprovecha para hacer saquitos perfumados.

Haz un alcorque a los árboles

Cavar un alcorque en torno al tronco de los árboles hará que aprovechen mejor la lluvia y el riego. Vigila que no se llene de malas hierbas; para ello, lo mejor es acolcharlo con corteza de pino o algún árido. Antes de irte de vacaciones riégalos bien; haz lo mismo con los arbustos que hayas plantado este año.

 

Plantas de flor

Protégelas del golpe de calor

Como herbáceas que son, están más expuestas al golpe de calor, de efectos letales. Por ello, en estos días tan calientes no descuides el riego.

Controla la polilla del geranio

Geranios, gitanillas y demás pelargonios sufren en esta época la amenaza de la oruga de la polilla del geranio (Cacyreus marshalli). El insecto pone los huevos en las corolas y las larvas devoran el corazón de los tallos, causando la muerte de las plantas. Para prevenir sus daños, actúa de forma preventiva o en los primeros estadios larvarios. Puedes usar insecticidas biológicos basados en el extracto de neem o las esporas y toxinas del Bacillus thuringiensis ‘Kurstaki’.

Elimina las flores viejas

Si quieres alargar la floración de las vivaces y anuales, pínzalas a medida que vayan muriendo las flores.

Entutora dalias, gladiolos…

Las plantas altas y de tallos delgados que sostienen grandes flores, como las dalias, peonías, gladiolos, azucenas, cañas de las Indias, e incluso las margaritas, necesitan que les coloques tutores.

Previene el golpe de calor

Defiende a tus plantas de flor (recuerda que son herbáceas) del efecto de las altas temperaturas asegurándoles la provisión de agua necesaria. Solo así serán capaces de resistir una brusca subida del termómetro.

 

Plantas de interior

Asegúrales una buena hidratación

Un fin de semana de verano sin agua suficiente puede dejarte sin tus plantas de interior. Si te ausentas, asegúrales la necesaria hidratación. No todas precisan la misma cantidad de agua, pero en general evita el exceso de riego y sobre todo el encharcamiento, que propicia la aparición de patógenos.

Agrúpalas para generar un microclima más húmedo, y no dejes de pulverizarlas con agua destilada o descalcificada al menos un par de veces al día. Si sales de vacaciones lee nuestras recomendaciones en la agenda de agosto.

Impide que las ataque la araña roja

Si el follaje está bien humectado mantendrás a raya a la araña roja, un ácaro que medra gracias al calor y la sequedad ambiental. Sabrás que ha atacado cuando las hojas comiencen a perder color y secarse; en el envés podrás observar unas finísimas telas con las minúsculas arañas. Rocíalas con agua; si no se van, aplica un acaricida.

Deja de abonarlas

En julio y agosto suspende los aportes de fertilizante a tus plantas de interior; deberás reiniciarlos en septiembre.

 

El césped

Defiende el césped del calor

Si tienes un césped clásico, pasa el cortacésped con menor frecuencia y deja la hierba más alta para evitar que amarillee. Vigila que no le falte riego. Si no hiciera tanto calor conviene actuar como en junio.

Antes de salir de vacaciones

Siega el césped antes de ausentarte, pero dejando dos tercios de la altura: así aguantará mejor el efecto del sol durante un par de semanas. Pásale el rodillo de púas o escarificador para que absorba bien el agua, y revisa el sistema de riego y los aspersores.

 

Tareas del jardín en junio

Tareas del jardín en junio

Con sus calores todavía suaves, junio permite hacer mucha vida al aire libre en el jardín o la terraza. Las plantas están radiantes, pero hay que protegerlas de la competencia de plagas y malas hierbas.

 

TAREAS GENERALES DEL MES

Prestar atención al binomio temperatura-lluvias y vigilar la irrupción de las plagas son las tareas más importantes que las plantas ornamentales y del huerto demandan este mes.

Controlar las plagas y enfermedades. Mantén la vigilancia aunque hayas realizado tratamientos preventivos. Apenas veas que han hecho acto de presencia toma medidas inmediatamente. En tu centro de jardinería te aconsejarán. Existen múltiples recursos para combatirlos, desde remedios caseros a fitosanitarios ecológicos y control biológico de plagas.

Eliminar las malas hierbas. Compiten con las plantas del jardín y el huerto por el agua, la luz y los nutrientes. Elimínalas antes de que semillen. Erradicarlas garantiza un jardín más sano y aseado.

Vigilar el riego. El calor empieza a apretar en algunas zonas de España y las plantas necesitan mucha más agua. No te descuides con el riego, sobre todo si no llueve, hace viento o mucho calor.

Recuerda que las plantas que viven en tiestos están más expuestas a las consecuencias de la falta de agua. Evita mojar las hojas y las flores y dirige el chorro al sustrato (y no al cuello de las plantas).

El riego automático te quitará trabajo y ahorrarás tiempo y dinero: utiliza aspersores bien solapados para el césped, y goteo para los parterres, macizos, setos y huerto, así como en las jardineras y tiestos de la terraza.

Abonar. Plantas de flor, plantas verdes de interior, hortícolas y césped deben recibir su ración de nutrientes.

Acolchar el suelo. Una capa de cortezas, bolitas de arcilla o piedra volcánica ayudará a mantener la humedad del suelo y contribuirá al control de las malas hierbas.

 

Árboles, arbustos y trepadoras

Recortar setos y topiarios

Los setos y figuras topiarias deben repasarse ahora que están brotando hojas nuevas, para que ganen densidad y no pierdan forma. Es el caso del boj, aligustre, arizónica, tuya, tejo, pero también de los que ya han dado flor.

boj

Toca lo necesario los que estén en plena floración o vayan a dar bayas en otoño (las piracantas, por ejemplo).

Podar los arbustos que ya hayan dado flor

Solo si fuera necesario (no es imprescindible ni obligatorio), poda las glicinias, lilos, forsitias, camelias, membrilleros del Japón, espíreas, es decir, los arbustos y trepadoras que han florecido al comienzo de la primavera.

Guiar y sujetar las trepadoras

Las trepadoras de tallos volubles o vigoroso crecimiento (glicinias, bignonias, clemátides), que están en plena floración o emitiendo tallos y hojas, deben ser guiadas y sujetadas a su soporte.

Las sujeciones antiguas deben ser revisadas. Así evitarás que se enmarañen o las venza el peso. Si se desarrollan demasiado a lo mejor tienes que recortarlas, en ese caso asesórate sobre cómo conviene hacerlo según la especie.

 

Plantas de flor

Para llenar el jardín y los tiestos de la terraza de color, nada mejor que las vivaces y plantas de temporada: geranios y gitanillas,petunias, alegrías guineanas (Impatiens hawkeri), gazanias, calibrachoas, coreopsis, messem, begonias de flor y muchas clases de margaritas están en su apogeo.

Solo tienes que pasarte por tu centro de jardinería y escoger.

Prepara los parterres y tiestos: retira los bulbos de primavera, mulle bien la tierra, elimina las malas hierbas y mézclala con abono orgánico.

abono-especifico-plantas-con-flor

Para que la producción floral de tus vivaces y anuales sea abundante y se prolongue mucho tiempo dales abono especial para plantas de flor, pinza las flores marchitas y secas.

Riégalas periódicamente. Intenta no mojar las flores, especialmente las que son muy densas, como los geranios y claveles. Evita los encharcamientos.

 

Plantas de interior

Tus palmeras necesitan sustrato nuevo

Cada dos a tres años, tu areca, chamaedorea, livistona, agradecerán que se les renueva la capa superior del sustrato. Retira los primeros cinco centímetros de tierra, con cuidado de no herir las raíces, y reemplázalo por uno nuevo.

Si el tamaño de la palmera lo permite, cada dos o tres años cámbiales totalmente el sustrato; mayo y junio son los meses ideales para hacerlo; la excepción es la kentia, que sufre mucho con los trasplantes.

kentias

Las temperaturas de mayo y junio propician la emisión de numerosas raíces, lo que favorecerá el arraigo. Ata las palmas para que no se quiebren durante el proceso y protégelas. Si humedeces el cepellón te resultará más fácil extraerlas del tiesto; intenta que no se deshaga, de modo que no lo satures de agua.

Procúrales más humedad ambiental

La falta de humedad provoca resecamiento o puntas quemadas en las hojas de las plantas de interior, especialmente aglaonemas, begonias rex, calateas, drácenas, alocasias, palmeras en general, especies de origen tropical en su inmensa mayoría.

Con la ayuda de un humidificador o de pulverizaciones frecuentes con agua descalcificada o destilada podrás proporcionarles bienestar; no mojes las flores ni las hojas si son pubescentes. Si las agrupas, contribuirás a que se genere un microclima más húmedo.

 

Huerto

De tu huerto a tu mesa

Fresas, pepinos y lechugas de ciclo primaveral están en su momento más apetitoso, ¡disfrútalas! Si sembraste zanahorias y remolachas en marzo, o calabacines y rabanitos en abril, ya puedes cosecharlos también. Recoge las judías verdes antes de que granen.

Colocar tutores a las tomateras

Si en mayo has llevado los plantones de tomateras al terreno, ya es momento de colocarles tutores o sujetarlos a un soporte o enrejado para que la planta se desarrolle mejor y obtengas unos tomates de mayor calidad.

Conviene eliminar los brotes laterales y dejar uno o dos tallos principales para conseguir frutos de mayor calidad.

Aligerar los frutales

Para que la cosecha sea de mayor calidad y más abundante conviene que descargues ahora las ramas de los ciruelos, melocotoneros, albaricoqueros, manzanos, perales… eliminando selectivamente los frutos más pequeños y deformes.

Además, le evitarás al árbol el riesgo de que se le parta una rama por exceso de peso.

 

El césped

Una cuidada ‘alfombra verde’

Para contrarrestar el efecto del calor, el pisoteo continuo y la aparición de malas hierbas, siega la hierba una vez por semana o cada 10 días.

Riégala diariamente si no llueve.

Existen mezclas de semillas y variedades de cespitosas más adaptadas al clima de la meseta o la costa mediterránea y que, por tanto, demandan mucho menos trabajo.

Recuerda que en Centro de Jardinería Sánchez dispondrás de todo lo que necesitas para el cuidado de tu jardín.

¡Te esperamos!

Jardinería Sánchez, vive en tu jardín.

Tareas del jardín en abril

Tareas del jardín en abril

Primavera en toda su expresión, con floraciones explosivas… y tiempo revuelto, incluso con riesgo de heladas en algunas regiones, y bastante calor ya en otras, donde el riego no puede faltar. No te descuides.

Vigilar los efectos del clima y continuar con las tareas iniciadas en marzo son básicamente los trabajos que el jardín y la terraza exigen en abril.

Plantar. Las temperaturas de abril son suaves todavía y suele llover, por lo que es un mes ideal para plantar coníferas en contenedor, setos, vivaces y anuales de primavera-verano.

Sembrar. Es el mejor momento para la siembra directa de semillas de anuales en el jardín, y de hortalizas y hierbas aromáticas en el huerto.

Escardar. Erradica las malas hierbas antes de que semillen.

Vigilar las plagas. La primavera también ha llegado para ellas y están más activas que nunca en el jardín y el huerto.

 

Árboles, arbustos y trepadoras

Podar y esquejar los arbustos que ya han acabado de florecer

De abril a junio se deben recortar, si hiciera falta, los arbustos de floración primaveral que ya hayan concluido su floración. Puesto que marcan botón floral de un año a otro, hacerlo en otro momento arriesgaría la floración de la siguiente primavera. Es el caso de lilos, viburnos, forsitias y muchos otros arbustos y trepadoras. Aprovecha la poda para obtener esquejes; muchos de estos arbustos se reproducen así.

Vigila el riego de las acidófilas

Azaleas, rododendros y Pieris japonica, todas acidófilas que florecen en primavera, necesitan un suelo húmedo (no encharcado). Sus raíces finas y superficiales las hacen muy sensibles a la falta de agua, sobre todo si se cultivan en maceta. Si está en tiesto es mejor regarla sumergiéndola en un cubo con agua unos diez minutos. Por cierto, si quieres trasplantarlas, hazlo ahora.

Nuevo aporte de abono

Los árboles, arbustos, trepadoras y setos deben recibir una nueva ración de abono completo, rico en potasio. Riega a continuación.

 

Plantas de flor

Flores para la primavera tardía y el verano

En los centros de jardinería encontrarás ahora toda una variedad de plantas de temporada y vivaces que florecen en la segunda mitad de la primavera y el verano: geranios y gitanillas, conejitos, alegrías guineanas, petunias… llenarán de color tu jardín y tu terraza.

Para ello deberás preparar el terreno binándolo, es decir, rompiendo la costra superficial con una azada, a la vez que lo limpias de malas hierbas; debes aplicar abono orgánico y revolver la tierra.

Abril también es un mes ideal para sembrar en la tierra limpia y abonada semillas de las plantas de temporada de verano: capuchinas, caléndulas, amapolas, agératos, etcétera. Riega a continuación.

 

Plantas de interior

A cada planta, su ración de agua

No por ser la mayoría de las especies de interior de origen tropical, hay que regarlas mucho. Cada una exige su propia ración de agua.

Por ello, así como los helechos, el Ficus pumila y los espatifilios, calateas, crotones y Fittonias necesitan un sustrato húmedo (si bien no todas en el mismo grado), la mayoría prefiere que entre riego y riego se deje secar el sustrato, entre ellas el Ficus benjamina y el gomero, las sansevierias, drácenas, aglaonemas, esparragueras y alocasias, la Dieffenbachia y palmeras como la Chamaedorea.

El exceso de agua provoca la aparición de enfermedades fúngicas, que se manifiestan como manchas en las hojas o podredumbre.

No dejes de darles humedad ambiental por medio de pulverizaciones: todas las plantas de interior la necesitan y la agradecen siempre.

Renuévales el sustrato

Las plantas de interior agradecerán una renovación al menos parcial del sustrato agotado para afrontar mejor estos meses de desarrollo.

Retira la capa superior de tierra (el grosor dependerá del tamaño del tiesto) con cuidado de no herir las raíces, y reemplázala por un sustrato para plantas de interior. Riega a continuación.

Si han crecido demasiado…

Si el gomero o la drácena se han hecho demasiado altos, dales un buen corte a media altura. La planta originaria emitirá nuevos brotes.

Pon en agua el extremo cortado, o úntalo con hormonas de arraigo y entiérralo en una mezcla húmeda de arena y humus, hasta que eche raíces.

 

Huerto

Aclareo de los frutales

Las ramas de manzanos, perales, nísperos y melocotoneros están llenas de frutos en desarrollo. Cuando tengan entre 8 y 10 milímetros descarga las más abigarradas y elimina los frutos deformes, así obtendrás fruta de mayor tamaño y mejor calidad. Al mismo tiempo propiciarás un desarrollo equilibrado del árbol.

Tutores para las trepadoras

Las matas de guisantes, habas y judías verdes han crecido lo suficiente y necesitan tutores y soportes para enredarse y ofrecer en poco tiempo una buena cosecha. Puedes utilizar cañas cruzadas, mallas, estacas…

Siembras y trasplantes

Durante la primera quincena del mes puedes seguir sembrando las mismas hortalizas de marzo, pero también calabacines y pepinos. Y ya puedes llevar al terreno (repicar) plantones de apio, tomate, puerro, cebolla y lechuga.

Cosechas de abril

Este mes puedes recoger el fruto de las siembras del año pasado: repollos, lombardas, brécol, coliflores, habas, espinacas y patatas tempranas.

 

El césped

Cómo conseguir una ‘alfombra’ verde

Si los cuidados que le has dedicado en febrero y marzo no han dado el resultado que deseabas y quieres una pradera impecable, todavía puedes plantar tepes o resembrar sobre el terreno ligeramente húmedo, cubriendo con una capa fina de mantillo y rastrilleando.

No te descuides con las malas hierbas (puedes utilizar un herbicida antigerminante), y pasa el cortacésped más seguido.

También puedes aplicarle un fertilizante rico en nitrógeno (pide asesoramiento en tu centro de jardinería).

Recuerda que en Centro de Jardinería Sánchez dispondrás de todo lo que necesitas para el cuidado de tu jardín.

¡Te esperamos!

Jardinería Sánchez, vive en tu jardín.

 

Tareas del jardín en marzo

Tareas del jardín en marzo

Cuando el sol comienza a brillar, es el momento de comenzar a cuidar el jardín. Es durante esta estación cuando se pueden contemplar los primeros bulbos.

Los trabajos de mantenimiento del jardín en el mes de marzo consisten principalmente en una labor de limpieza. Sobre todo, no se debe correr a la hora de plantar nada, incluso si hay buen tiempo.

Para empezar con las tareas de jardinería en marzo, conviene desprenderse de las ramas muertas que se han acumulado en el jardín. También es el momento para arrancar las malas hierbas.

La primavera está a punto de hacer su aparición por lo que debemos calentar motores y ponernos las pilas con semilleros, siembras, etc., es decir, poner las cosas en orden en el jardín.

Con los frecuentes días de sol y las temperaturas más cálidas es la hora de realizar algunas tareas básicas, que a continuación te explicamos:

 

Abono

Es también el último momento para el abonado de tu jardín con abonos orgánicos (mantillo, compost, humus, etc.). A la hora de hacerlo, asegúrate de enterrarlo un poco. Puedes aplicarlo en árboles, arbustos, parterres, césped y, en general, a todo el jardín.

Las plantas de interior se abonarán a finales del mes de marzo.

 

Riego

El riego es importante en esta época, sobre todo si no llueve, para asegurarnos de que nuestras plantas tienen suficiente agua. Si tienes instalado un sistema de riego, revisa que esté en buen estado y que los programadores estén bien configurados.

el-riego-mes-marzo-jardin

Riega por las mañanas, así evitarás los hongos que proliferan por las noches con la tierra húmeda.

 

Huerto

Para zonas de clima templado, cercanas al mar, podemos empezar con planteles de especies de verano: tomate, berenjena, pepino, calabacín y pimiento. Por el contrario si estamos en una región del interior mejor, es aconsejable esperar a la segunda quincena de Marzo o inlcuso Abril, para evitar daños por bajas temperaturas que puedan traer las últimas heladas.

Puedes empezar con las legumbres, pero de forma escalonada, para disponer de ellas durante más tiempo.

 

Siembra

Si nos gusta la bricojardinería podemos hacer nuestros propios semilleros o si no podemos acudir a un vivero y encontrar un amplio abanico de especies y variedades de plantas de temporada, por ejemplo, geranios, girasoles, margaritas, petunias, begonias, etc.

En la huerta podemos comenzar a sembrar melones, pepinos, calabazas y garbanzos.

Marzo es el mes ideal para plantar árboles frutales y ornamentales, plantas para setos, tapizantes, anuales, etc.

sembrar-mes-marzo-jardin

Se pueden realizar injertos.

 

Plantas de interior

Además de los cuidados habituales y la limpieza de las hojas, es el momento de aumentar el riego y el abonado.

Si nuestras plantas se desequilibran, las iremos girando lentamente, un poco cada día, para que reciban luz por todos sus lados.

Si has guardado algunas plantas del jardín en casa, como las suculentas, es el momento de empezar a aclimatarlas al exterior de nuevo.

También es un buen momento para trasplantar aquellas plantas o bonsáis que lo necesiten a un recipiente más amplio.

plantas-suculentas-mes-marzo-jardin

Recuerda que algunas plantas no toleran bien los trasplantes muy continuados, así que debes asegurarte de que la planta realmente lo necesita.

 

Césped

Se pueden resembrar las zonas más deterioradas y las posibles calvas que existan. Es hora de airear o escarificar (o se puede dejar para más entrada la primavera) para permitir que el agua y el aire llegue a las raíces.

No segar el césped mojado, pero si realizar las primeras siegas dejando el césped todavía un poco alto.

No olvides eliminar las malas hierbas que empiezan a crecer en tu jardín.

 

Marzo es un mes clave para disponer de un jardín en perfectas condiciones durante los próximos meses de primavera y verano. Es momento de ponerse manos a la obra.

Recuerda que en Centro de Jardinería Sánchez dispondrás de todo lo que necesitas para el cuidado de tu jardín.

¡Te esperamos!

Jardinería Sánchez, vive en tu jardín.

 

 


Fotografías: pxhere.com (imágenes liberadas de los derechos de autor bajo Creative Commons CC0)

 

Tareas del jardín en febrero

Tareas del jardín en febrero

Febrero es, junto a enero, la época del año de más frío en el hemisferio norte. Es un mes “peligroso”, ya que suelen alternarse días cálidos, en ocasiones hasta casi primaverales, con días de frío extremo, heladas e incluso nieve.

Es por eso que no hay que bajar la guardia y seguir con nuestras tareas de protección en el jardín. Es todavía necesario el uso de protectores parar los árboles frutales y para aquellas plantas más delicadas.

Siempre que podamos las introduciremos durante la noche dentro del hogar (las más sensibles a las heladas) pues mejor. Eso sí, evitemos los cambios bruscos de temperatura y las corrientes de aire. Evitemos colocar nuestras plantas cerca de radiadores o cualquier fuente de calor.

En nuestro jardín, es buena idea ubicar aquellas plantas que están a la interperie en lugares más resguardadados del exterior. Una ubicación ideal sería arrimarlas junto a un muro o debajo de unas escaleras, por ejemplo.

También podemos colocar corteza de pino junto a la base de arbustos y árboles para mantener la calor del sustrato.

Pero, además de estos trabajos de “defensa” y protección de nuestras plantas contra el frío (trabajo que ya comenzamos a realizar en diciembre con el comienzo de las heladas) tenemos mucha más actividad que hacer en nuestro jardín.

El frío no es el único enemigo de nuestras plantas este mes de febrero. Es también una temporada en la que abundan las plagas y enfermedades del jardín, causadas principalmente por la humedad ambiental. De modo que entre las principales tareas está el saneamiento de las plantas.

Los días cada vez son más largos y las labores en el jardín van a empezar a ocuparnos más tiempo. La primavera está a las puertas, pronto nuestro jardín se transformará en un lugar lleno de vida y color y queremos tenerlo todo listo y preparado ya.

Ahora es tiempo de crear rocallas, macizos y parterres. Si ya los tenemos, es momento de limpiar los existentes.

También podemos limpiar los estanques y fuentes y empezar a colocar las plantas acuáticas. Si aún hiela o está previsto que nieve, esperaremos a que el tiempo mejore antes de llevar a cabo esta tarea.

Si tenemos un invernadero es conveniente que los ventilemos los días que no haga tanto frío. Así evitaremos el exceso de humedad acumulado.

Eliminaremos también las malas hierbas del jardín, aplicando un fungicida. Los caracoles y babosas están en plena arremetida, y suelen refugiarse durante el día bajo las plantas. Los mantendremos a raya con algún molusquicida, evitando siempre los días de viento, lluviosos o con riesgo de heladas.

Podemos aportar abono orgánico o granulado de lenta descomposición a nuestras plantas, suprimiendo los fertilizantes nitrogenados, como norma general, ya que no conviene aplicarlos mientras no cese la amenaza del frío y las heladas.

Se pueden abonar los rododendros, azaleas, camelias y los brezos con sustrato ácido. Al final de mes abonaremos los árboles y arbustos con mantillo, compost o granulado. En cuanto a los rosales, los abonaremos con un abono específico. También es conveniente dar una cava a los rosales para eliminar malas hierbas.

En cuanto al riego y hasta la llegada de la primavera, controlaremos la humedad en macetas y jardineras, con el fin de evitar que el agua estancada se hiele. Ahora es el momento de preparar el sistema de riego de nuestro jardín.

Revisaremos el cortacésped y las herramientas para tenerlas listas para la entrada de la primavera. También es tiempo de allanar, rastrillar, escarificar y airear el césped y comprobar que no se forman charcos en su superficie, si fuera necesario mejoraremos el drenaje.

Con la humedad suele aparecer el musgo. Podemos esparcir fungicidas en polvo específicos. Corresponde abonar con mantillo el césped y corregir las manchas secas resembrando en esos puntos y regar después.

Estamos aún en pleno invierno, pero la primavera llegará muy pronto. No hay momento de inactividad en nuestro jardín. Protejamos nuestras plantas del frío y heladas que aún pueden hacer daño y tengamos todo listo para los meses de frenética actividad que nos esperan en nuestro jardín.

En Centro de Jardinería Sánchez ya sabes que dispones de todo lo que necesitas para el cuidado y mantenimiento de tu jardín.

Jardinería Sánchez, vive en tu jardín.