Un verano sin mosquitos

Un verano sin mosquitos

Con el verano, además del sofocante calor llegan los molestos mosquitos. Hay diversas maneras de deshacerse de estos molestos visitantes veraniegos.

Hoy te proponemos algunas maneras totalmente ecológicas, naturales y efectivas de ahuyentar a los molestos mosquitos.

 

PLANTAS ANTIMOSQUITOS

Melissa officinalis

Esta planta tiene una hoja parecida a la menta pero un poco más redondeada y con olor a limón, que repele a los insectos.

La Melissa es una planta que se utiliza para uso culinario y también medicinal.

Albahaca minimum

Esta planta es una variedad de la albahaca culinaria o basílico, por lo que tiene el sabor y olor de la albahaca pero con una hoja mucho más pequeña. Es una planta anual.

También encontramos un olor cítrico que repele a los mosquitos.

Geranio antimosquitos

Esta variedad de geranio (Pelargonium graveolens) se caracteriza por su intenso olor a limón. Esto se debe a cierto contenido que tiene la planta en citronelol, uno de los principales ingredientes del aceite de citronela.

Esta esencia contenida también en la melissa y la albahaca es la principal responsable de que los mosquitos se mantengan alejados de la planta así como de las personas cercanas a la misma.

En lo que se refiere a su mantenimiento, estamos ante una planta muy fácil de cuidar.

 

Cuidados de las plantas antimosquitos

En general, las plantas antimosquitos son fáciles de cuidar. Sus cuidados básicos son:

Exposición

Necesitan mucha luz. La albahaca minimun, concretamente, necesitaría una semisombra, las demás deben estar al sol unas cuatro horas mínimo al día.

Si cultivamos plantas antimosquitos en el interior, deberíamos buscar una ubicación muy luminosa.

Riego

Las plantas aromáticas y culinarias (que es lo que son la mayoría de las plantas antimosquitos), no necesitan mucha agua para vivir. No obstante, en verano, conforme las temperaturas aumentan, también deberán aumentar la frecuencia de riego, sobretodo si está cultivada en maceta ya que el cepellón se seca mucho antes.

Abono

Es recomendable abonar con un abono específico para las plantas aromáticas y culinarias.

Plagas y enfermedades

Si aparecen plagas o enfermedades en nuestras plantas culinarias y tenemos que tratarlas con un insecticida o funguicida, siempre deberemos dejar unos días o unas semanas antes de recoger la hoja para consumirla.

El plazo dependerá del tiempo que estemos aplicando el fitosanitario a la planta. Esto nos viene indicado en la etiqueta. Técnicamente se conoce como plazo de seguridad.

 

OTROS REMEDIOS ANTIMOSQUITOS

Espirales antimosquitos

Existen espirales antimosquitos (como las que tenemos a la venta de la casa Zum) que son ideales para poder estar en el exterior, ya sea la terraza o el jardín de una manera lo más tranquila posible.

Es un producto nada molesto que desprende un olor que evita que los mosquitos detecten nuestra presencia. Por esta razón se llaman espirales invisibilizadoras. En resumen, los mosquitos no nos huelen, por lo que no nos pican.

Una espiral encendida tiene un efecto sobre unos 35 m2. Esta superficie nos permitirá disfrutar de una cena tranquilamente.

Aceite para antorchas antimosquitos

Se trata de un líquido que se usa para el encendido y alumbrado de antorchas, lámparas de aceite y quinqués, a la vez que protege de mosquitos. Adecuado para usar en el exterior: jardines o terrazas.

Este aceite lleva esencia de citronela, la cual actúa como repelente natural contra el mosquito común, mosquito tigre y otros insectos, proporcionando un agradable olor a limón en terrazas y jardines.

Gel antimosquitos

Este producto también lleva esencia de citronela, por lo que es otro remedio natural y efectivo para ahuyentar a los mosquitos y otros insectos de nuestra presencia.

En este caso se trata de un producto en forma de gel, que aporta un ambiente sano y agradable y que perdura durante horas. Se puede utilizar tanto en interior como en exterior.

Es muy fácil y limpio de utilizar. Solo tenemos que abrir la tapa y dejar que el producto se volatilice haciendo su efecto.

 

Todos estos remedios naturales y efectivos los podrás encontrar en nuestro Centro de Jardinería Sánchez. ¡y líbrate de los molestos mosquitos este verano!

 

Ofertas Julio y Agosto 2019 para clientes VIP

Ofertas Julio y Agosto 2019 para clientes VIP

Te presentamos las OFERTAS PARA CLIENTES VIP del mes de JULIO Y AGOSTO de 2019.

Productos que te recomendamos por su calidad y además estos meses están ¡rebajados!

 

¿Eres CLIENTE VIP?

Es muy fácil: solo tienes que rellenar un pequeño formulario en nuestra tienda física (en Fontpineda, Pallejà). Podrás rellenarlo en caja en el mismo momento de la compra.

Nada más. En ese momento formarás parte de los CLIENTES VIP y se te aplicarán todos los descuentos por las ofertas en vigor y podrás acceder a otras promociones e información relacionada con la jardinería y el cuidado de las plantas.

  

OFERTAS DE JULIO Y AGOSTO


Teca Aceite incoloro 3800 4L.

P.V.P: 39,80 €

Precio Oferta: 35,80 €

 


Kikuyu Whittet 1Kg (pildorada)

P.V.P: 46,65 €

Precio Oferta: 39,95 €

 


Insecticida geranios sistémico 750 ml

P.V.P: 10,15 €

Precio Oferta: 9,25 €

 


Manguera NTS 15 mm / 25 mt

P.V.P: 37,35 €

Precio Oferta: 33,95 €

 


Roundup Energy Pro 500cc

P.V.P: 23,95 €

Precio Oferta: 19,90 €

 


Barrera mosquito tigre pistola 1 litro

P.V.P: 9,65 €

Precio Oferta: 8,70 €

 


Petunia x hybrida C-10

P.V.P: 1,00 €

Precio Oferta: 0,90 €

 


Begonia semperflorens cultorum c-10

P.V.P: 1,00 €

Precio Oferta: 0,90 €

 


Sarmiento de Vid bolsa 5 KG

P.V.P: 5,95 €

Precio Oferta: 5,45 €

 


Greenbo Planter blanco / verde

P.V.P: 21,00 €

Precio Oferta: 12,60 €

 


Greenbo XL Planter blanco / verde

P.V.P: 31,90 €

Precio Oferta: 19,14 €

 


P.V.P: 36,70 €

Precio Oferta: 33,03 €

 

Tareas del jardín en Marzo

Tareas del jardín en Marzo

La Naturaleza revive con fuerza y el espectáculo floral de la primavera empieza a deslumbrar.

Todos los trabajos que les dediques ahora al jardín y la terraza se traducirán en muchos meses de belleza.

 

Tareas generales del mes

Plantar

El calor aumenta y el riesgo de heladas se reduce, lo que hace a marzo un mes ideal para plantar árboles y arbustos con cepellón, setos, vivaces, tapizantes, aromáticas, gramíneas, anuales, bulbosas de verano…

Abonar

A comienzos de marzo se debe aplicar abono orgánico en parterres y arriates, jardineras y tiestos.

Regar

Si no llueve, muy pronto será necesario empezar a regar. Hay que poner a punto el sistema de riego automático: revisar la arqueta y los goteros, limpiar los filtros de los aspersores y comprobar el solapamiento de las áreas de aspersión, y programar los turnos de riego.

 

Árboles, arbustos y trepadoras

Entutorar los arbolitos y arbustos

Los árboles pequeños y muchos arbustos erectos (los rastreros y enanos no lo necesitan) crecerán mejor si se les coloca un tutor o una estaca.

Lo mejor es clavarlo en el hoyo antes de introducir la planta; si se hiciera después se corre el riesgo de afectar el cepellón.

El tutor debe colocarse del lado del viento dominante; en el caso de algunos árboles será mejor colocar tres tutores unidos por tablas.

Las mejores sujeciones son las tiras de goma. Los tutores deben mantenese unos dos años.

Mimos a los rosales

Los rosales necesitarán una atención especial a partir de ahora para florecer en abundancia en mayo: mulle el terreno, elimina las malas hierbas y los chupones, y apórtales estiércol.

Una o dos veces por semana, riégalos al pie al mediodía (especialmente en las zonas con riesgo de heladas), y vigila las plagas.

La poda de las hortensias

Según la región, las hortensias se podan en febrero (zonas templadas) o marzo, ya que forman los botones por horas/frío.
Corta más o menos un tercio de las ramas y deja una yema en el extremo.

También se podan ahora las budleyas, rosas de Siria (si hace falta) y otras plantas de floración estival sensibles al frío.

 

Plantas de flor

Por una floración duradera

Las bulbosas de floración primaveral (tulipanes, narcisos, jacintos, muscaris) están en pleno esplendor.

Para que la floración dure más apórtales abono para bulbosas, riégalas al menos una vez por semana, y vigila a las babosas y caracoles, sus principales enemigos.

Libera de malas hierbas a las anuales que están en flor; mantén acolchadas las raíces con corteza de pino o paja limpia, sobre todo si la zona es fría; elimina las flores marchitas, y riégalas al menos una vez por semana.

Planta los bulbos de verano

Si el próximo verano quieres dalias, gladiolos, calas, cañas de las Indias, amarilis, hemerocallis, azucenas… entierra ya los bulbos, cormos y rizomas en arriates, rocallas y jardineras.

• El sustrato. Es clave que drene bien, caso contrario el órgano de reserva se pudrirá. Una tierra rica y de textura franco arenosa es lo más adecuado.
• La posición. Estas bulbosas, en general, necesitan un sitio soleado.
• El abono. Apórtales un fertilizante para bulbosas para incrementar la floración.
• El riego. El sustrato no debe secarse, pero mucho cuidado con encharcarlo.
• Los enemigos. Mantén a raya a babosas y caracoles.

 

Plantas de interior

Dales un sustrato nuevo

Marzo es el mes ideal para renovar el sustrato y cambiar de tiesto espatifilios, ficus, filodendros, helechos, plantas que necesitan una tierra rica en nutrientes y espacio vital.

Si no lo haces cada dos años, aproximadamente, sufrirán. Riega bien el sustrato para que te resulte más fácil extraerla de la maceta vieja, y recorta las raíces que sobresalgan.

Recorta el cepellón un tercio con un cuchillo muy afilado si no quieres que crezcan más y has decidido dejarlas en el mismo contenedor.

Coloca de inmediato la planta en un tiesto con sustrato nuevo, aprieta bien para eliminar las bolsas de aire y riega generosamente.

 

Multiplica los ejemplares

Ya que vas a trasplantarlas, puedes obtener más ejemplares, como en el caso de la sanseviera (búscales un tiesto pequeño: a las plantas de esta especie les gusta estar un poco apretadas).

Es una tarea ideal para involucrar a los niños. Si dejas los hijuelos en agua te asegurarás de que echan raíces.

Comienza a fertilizarlas

Este mes se reinicia el abonado de las plantas de interior, una vez que han salido del reposo invernal.

En nuestro centro de jardinería encontrarás fertilizantes líquidos para este tipo de especies. Respeta la dosificación y aplica la solución de agua y abono sobre el sustrato humedecido.

 

 

Huerto

Mucho que sembrar

Las patatas empiezan a llenarse de brotes, pidiendo ir a la tierra. Si quieres cultivarlas en tu huerto, utiliza un sustrato rico pero suelto, con buen drenaje.

En unas 15-18 semanas obtendrás por cada unidad una buena cantidad de patatas, así que entiérralas a unos 40 centímetros unas de otras.

Cada dos semanas, si el tiempo lo permite, siembra guisantes, zanahorias, judías verdes, cebollas, espinacas, rúcula, canónigos, lechugas de primavera, para obtener una cosecha escalonada en el verano.

Protege tus plantaciones

Ya se sabe: “Marzo engañador, un día malo, otro peor”, así que toma precauciones. Si la temperatura nocturna baja de 10º, protege los plantones con campanas o túneles provisionales.

Por si lloviera mucho, siembra o planta sobre el terreno cubierto con plástico o paja.

 

El césped

Cuidados y ‘alimento’ para el césped

Marzo es el mes en el que la pradera ha de ponerse a punto. Si ya has aplicado herbicidas y has resembrado, ahora toca escarificarla para permitir que llegue el agua y el aire a las raíces, y a continuación fertilizarla con abono orgánico (estiércol, mantillo, humus de lombriz) para estimular el crecimiento de la hierba.

También ha llegado el momento de la primera siega, aunque dejando el césped alto.

 

Plantación y cuidados de las plantas bulbosas

Plantación y cuidados de las plantas bulbosas

Plantas bulbosas es el nombre de las especies cuyo órgano de reserva es subterráneo y tiene la capacidad de emitir hojas y flores, es decir, de generar una nueva planta.

La principal baza que nos aportan los bulbos es su gran colorido e increible floración. Entre los bulbos de primavera podemos encontrar gran variedad de flores, todas ellas con unas formas realmente vistosas y muy originales.

Se pueden enterrar directamente en parterres y jardineras, pero también en macetas y tiestos colgantes; algunos incluso brotan en agua. Como plantas solitarias son únicas.

En el jardín pueden plantarse solas o en grupos, entre arbustos, en macizos, a pleno sol o bajo la copa de los árboles.

 

Bulbos de plantación otoño-invierno y primavera

Desde principios del otoño hasta noviembre procede plantar los bulbos que florecerán en primavera, para darles tiempo a arraigar y desarrollar las flores.

Desde finales del invierno hasta bien entrada la primavera florecen, además de los populares tulipanes, jacintos y narcisos, los Allium (lágrimas de la Virgen), las anémonas, el muguet, los crocus, fritilarias, Galanthus nivales, muscaris, ranúnculos o francesillas, y escilas.

Desde finales de abril hasta junio se plantan los bulbos que darán flor en verano: agapantos, amarilis, begonias tuberosas, cañas de las Indias, dalias, gladiolos, azucenas, nardos y Ornithogalum umbellatum (estrellas de Belén).

 

¿Cómo escoger los bulbos?

Comprar bulbos es una buena inversión, ya que no sólo florecen una vez, sino año tras año en la misma época, hasta que se agotan.

Lo ideal es comprarlos según aparezcan en los centros de jardinería y no esperar a las últimas ofertas.

Deben tener un aspecto sano, compacto al tacto y sin roturas del ápice u otras partes. Escoge los de mayor tamaño, con puntos de desarrollo fuertes.

Las raíces no deben asomar ni deben estar ya brotados.

Descarta los que presenten en la superficie restos de polvillo blanco o azulado: son síntomas de enfermedades fúngicas.

 

Cómo cultivar bulbos

Los bulbos crecen bien en una tierra suelta, ligera, con buen drenaje y rica en materia orgánica y humus.

Son muy sensibles al exceso de agua, ya que puede provocarles pudrición. Pero necesitan riego regular, sobre todo si están en una maceta; el sustrato no debe secarse. Es mejor regar la tierra sin que el agua moje 

Riega a primeras horas de la mañana o al atardecer; no en las horas de más sol. No hay que mojar las flores. De ahí que no sea recomendable regar con aspersores o difusores, sino con goteo o manguera, localizando el agua al pie de la planta.

Debe escogerse el emplazamiento según la especie, aunque en general prefieren el sol.

Algunas bulbosas de primavera gustan más de los lugares sombreados, como los jacintos y algunas variedades de narcisos.

La profundidad de plantación es particularmente importante, sobre todo cuando se planta en masa. Un pequeño error de profundidad en la plantación de algunos ejemplares se traducirá en una zona desnuda porque los bulbos no florecerán.

Los mejores efectos se consiguen agrupando bulbos de la misma especie y color, formando masas.

 

El abonado de las plantas bulbosas

Si vas a plantar bulbos para una sola temporada, no es imprescindible abonar, pues ellos traen su propio abastecimiento de alimento.

No obstante, si se encuentran con un suelo rico, será una garantía de que dispondrá de los nutrientes necesarios para una gran floración y engorde del bulbo, rizoma u órgano de que se trate.

Prepara el terreno realizando un abonado orgánico (mantillo, compost, turba, etc.) a razón de 1 carretilla por cada 10 m2 y entiérralo cavando a unos 25 cm. de profundidad mezclando bien con la tierra.

Se puede aportar 10 gr/m2 de un fertilizante complejo a partir de la primera hoja o un fertilizantes de lenta liberación antes de plantar, o un mes antes de la floración, momento en el que la planta está en pleno proceso de engorde del bulbo, cormo, tubérculo o rizoma.

Después de la floración es el período de crecimiento del bulbo, por tanto es bueno adicionar nutrientes para ayudar a su mejor desarrollo.

En macetas es importante el fertilizante químico. Se puede utilizar un fertilizante foliar completo cada 15 días.

 

¿Por qué no florecen algunos bulbos?

En ocasiones puede ocurrir que los bulbos no florezcan. Pueden haber diferentes razones:

  • Porque se han plantado muy juntos, o en una época o a una profundidad inadecuadas.
  • Por falta de riego durante el desarrollo.
  • Por almacernarlos de forma incorrecta, o por sufrir alguna enfermedad.
  • Por haberles cortado las hojas antes de marchitarse.

 

En Centro de Jardinería Sánchez tenemos todo lo que necesitas para disfrutar de estas hermosas plantas durante prácticamente todo el año.

Aquí encontrarás bulbos para plantar, herramientas adecuadas para su plantación y abonos y fertilizantes específicos. Y por supuesto, del consejo experto de profesionales.

Te esperamos.

 

Beneficios y métodos del compostaje

Beneficios y métodos del compostaje

El compostaje es la elaboración de un abono de elevada calidad (compost) a partir de materia orgánica. Es un proceso biológico, en el que intervienen microorganismos del suelo, principalmente hongos, bacterias y actinomicetes.

Si tienes un jardín o una terraza con sombra, puedes tener un compostador (existen muchos modelos diferentes), para empezar sólo tienes que añadir estructurante en la base (ramas, hojas…) e ir depositando encima los restos de comida, vegetales, etc.

Sólo necesitas echarle un ojo de vez en cuando para que no se compacte o no se seque.

Cuando pasen unas cuantas semanas obtendrás un abono de mucha calidad, exactamente igual que el que compras en los viveros para las plantas.

¿Merece la pena compostar en casa? La respuesta es un SÍ rotundo, debido a los muchos beneficios del compostaje. Vamos a considerarlos a continuación:

Fertiliza y reduce las plagas en los jardines

Además de los importantes micronutrientes que el compost ofrece, el mismo actúa como un fertilizante natural de acción lenta y un pesticida natural. Esto también evita que los escapes tóxicos dañinos se filtren en nuestros abastecimientos de agua.

Neutraliza el suelo

Agregar compost al suelo evita que se vuelva demasiado ácido, o demasiado alcalino. Esto conlleva a un suelo generalmente perfecto para el crecimiento de la mayoría de las plantas de jardín.

El compost tiene la capacidad de estimular los grupos de partículas en el suelo, los cuales conforman una estructura saludable para este.

Cuando agregamos compost a los suelos, también estamos aumentando la cantidad de espacios y canales de aire entre estructuras de suelo independientes, permitiendo que el suelo retenga aire, agua y nutrientes importantes.

Menor erosión

Agregar compost a los suelos evita que estos se erosionen. Este es un dato importante si tomamos en cuenta que la mayoría de los suelos han agotado su existencia de nutrientes.

Nuestras fuentes de agua se ven amenazadas cuando el suelo se erosiona, debido a que los suelos cargados de pesticidas y fertilizantes contaminantes se desplazan hacia los lagos, lagunas y manantiales.

El compost aumenta la capacidad del suelo de albergar los sistemas de raíces que evitan este desplazamiento, al igual que la capacidad de mantener el agua.

De hecho, un aumento del 5% del material orgánico (compost) puede aumentar hasta cuatro veces la capacidad de absorción de agua.

Reduce el vertedero de desechos

Un estimado publicado recientemente por la Agencia de Protección Medioambiental (EPA por sus siglas en inglés) predice que se habría podido utilizar en el compost hasta una cuarta parte de todo el desecho en vertedero.

Es sorprendente pensar que un cuarto de nuestro desecho se podría haber convertido en suelo rico en nutrientes. Esto nos lleva a la siguiente razón de porqué debemos realizar compost.

Reducción en las emisiones de gases invernadero

Utilizar el compost reduce la cantidad de gases de calentamiento creados por materiales orgánicos presentes en nuestros vertederos.

La EPA estima que los landfills por sí solos son los mayores emisores de gases metano tóxicos. ¡Los niveles de metano en nuestro planeta se reducirían considerablemente si todos hicieran compost!!

Hacer compost mejora la calidad general del aire

En lugar de quemar la basura del jardín (las hojas secas, ramitas y ramas), muchos jardineros están probando el compost como una alternativa beneficiosa para el aire.

Quemar esta basura del jardín en latones de basura puede liberar dioxinas tóxicas hacia el aire, provocando la aparición de síntomas de asma, reacciones alérgicas y en sentido general un aire tóxico.

Incentiva la biodiversidad

Se sabe que la utilización de compost en nuestros suelos incentiva la diversificación y sostenibilidad de muchas formas de vida. Los suelos que tienen compost son más ricos en los nutrientes que la madre naturaleza ofrece a sus criaturas; desde aves hasta bacterias, hongos a insectos y gusanos.

Además, mientras más tipos de vida existen en el suelo, más saludables y alegres crecen las plantas debido a que el suelo posee más aire.

Ahora bien. Una vez vistos los muchos beneficios de compostar, puede que te vengan a la mente algunas preguntas como ¿qué hace falta para hacer compost? ¿es necesario un compostador? ¿Qué se puede compostar y qué no?

Vamos a contestar una por una estas preguntas:

¿Qué se necesita para hacer compost?

Un compostador de plástico reciclado y reciclable. Una herramienta para remover el compost, según convenga, de una medida en consonancia con las dimensiones del compostador.

Unas tijeras de podar para cortar las ramas pequeñas que se echan como material estructurante. Una pala para extraer el compost maduro.

¿Porqué utilizar un compostador?

Es evidente que se puede hacer compost fuera de un compostador, como se ha hecho toda la vida en los estercoleros, pero lo más común es no disponer de tanto terreno como el que necesitan otros sistemas, como las pilas o las plantas de compostaje.

En un compostador estará más resguardado de las inclemencias del tiempo (sol, lluvia, viento) y no se resecará ni humedecerá, por lo tanto, no hará falta prestarle demasiada atención ni dedicación especiales.

Además, no se derrochará agua para regarlo cuando esté seco. Visualmente no causará ningún impacto a los miembros de la familia más reticentes en ver tantos organismos en constante actividad.

Se puede instalar el compostador en cualquier lugar, sin que pueda molestar a lo vecinos.

Los compostadores son baratos y te duran para toda la vida. Hay de muchos tipos, según tus necesidades, espacios y gustos.

La mejor ubicación del compostador

Siempre en contacto directo con la tierra y, por comodidad, que sea un lugar cercano a la cocina.

Se ha de procurar que no reciba demasiada insolación para no tener que regarlo nunca. Si se coloca a la sombra, mejor. Se necesitan entre 50 cm y 1 metro por los lados para poder extraer el compost maduro con comodidad.

Lo que se puede compostar

  • Restos de fruta y verdura.
  • Flores, hojas y plantas verdes o secas
  • Cáscaras de huevo chafadas
  • Césped
  • Yogures y zumos de fruta caducados
  • Restos de poda trituradas
  • Tapones de corcho y papel de cocina
  • Cenizas y serrín de madera natural
  • Aceite y vinagre de aliñar
  • Restos de cosecha del huerto
  • Poso de café y restos de infusiones
  • Estiércol de animales de granja y paja

Lo que no se puede compostar

  • Pescado, carne y huesos, hasta que se esté habituado al proceso de compostaje (olores)
  • Plantas o frutos enfermos y/o grandes cantidades de vegetales podridos
  • Estiércol de animales domésticos o humanos (patógenos)
  • Cenizas o serrín de maderas tratadas o aglomerados (colas, barnices)
  • El resultante de barrer (metales pesados)
  • Evidentemente, cualquier material que no sea orgánico o biodegradable

 

En Centro de Jardinería Sánchez encontrarás compostadores, aceleradores de compost y también compost a granel.

 

La Kentia: planta del mes de enero

La Kentia: planta del mes de enero

¡Ya está aquí la planta del mes de enero! Nos referimos a la Kentia.

La palmera Kentia (Howea forsteriana) es una planta de interior con una pequeña base desde la cual sus
delgados tallos crecen portando sus suaves y elegantes hojas de palma.

Es una de las pocas palmeras que viven con poca luz y humedad, preferiblemente en habitaciones
frescas.

La Kentia es también una atractiva planta decorativa, dejando pasar la luz de forma especial entre
sus hojas.

 

Origen

La Kentia es miembro de la familia de las palmáceas. Crece en la isla Lord Howe al este de Australia entre
el follaje de grandes árboles, por lo que está más que acostumbrada a recibir poca luz.

En estado salvaje, la Kentia puede llegar a alcanzar una altura de 18 metros y una anchura de 6 metros, con largas hojas de
unos 3 metros. Sin embargo, las variedades cultivadas responden a escalas más modestas.

 

Cuidados básicos

La Kentia es una de las pocas palmeras que toleran bastante bien las estancias poco iluminadas.

Si las hojas pasan del color verde pálido al amarillo, significa que está obteniendo demasiada luz.

Si se desarrollan pocos brotes verdes quiere decir que la Kentia está situada en un lugar
demasiado oscuro.

Se siente más cómoda con el sustrato ligeramente húmedo, pero al mismo tiempo no debe de estar
tan mojada como para que haya agua al fondo de la maceta.

Poniéndola bajo la ducha o situándola bajo una lluvia ligera ayudaremos a la Kentia a refrescarse y
a prevenir la plaga de la araña roja.

Le encanta que rocíes con agua pulverizada sus hojas.

Puedes retirar las hojas amarillas, viejas o feas de tu Kentia.

A la Kentia le gusta mantenerse a temperatura ambiente, por debajo de 10 ºC hace demasiado frío
para ella.

Puedes abonarla cada quince días entre abril y septiembre para asegurar su crecimiento. Durante
el invierno la planta no crece, y por lo tanto no necesita abono.