La Kentia: planta del mes de enero

La Kentia: planta del mes de enero

¡Ya está aquí la planta del mes de enero! Nos referimos a la Kentia.

La palmera Kentia (Howea forsteriana) es una planta de interior con una pequeña base desde la cual sus
delgados tallos crecen portando sus suaves y elegantes hojas de palma.

Es una de las pocas palmeras que viven con poca luz y humedad, preferiblemente en habitaciones
frescas.

La Kentia es también una atractiva planta decorativa, dejando pasar la luz de forma especial entre
sus hojas.

 

Origen

La Kentia es miembro de la familia de las palmáceas. Crece en la isla Lord Howe al este de Australia entre
el follaje de grandes árboles, por lo que está más que acostumbrada a recibir poca luz.

En estado salvaje, la Kentia puede llegar a alcanzar una altura de 18 metros y una anchura de 6 metros, con largas hojas de
unos 3 metros. Sin embargo, las variedades cultivadas responden a escalas más modestas.

 

Cuidados básicos

La Kentia es una de las pocas palmeras que toleran bastante bien las estancias poco iluminadas.

Si las hojas pasan del color verde pálido al amarillo, significa que está obteniendo demasiada luz.

Si se desarrollan pocos brotes verdes quiere decir que la Kentia está situada en un lugar
demasiado oscuro.

Se siente más cómoda con el sustrato ligeramente húmedo, pero al mismo tiempo no debe de estar
tan mojada como para que haya agua al fondo de la maceta.

Poniéndola bajo la ducha o situándola bajo una lluvia ligera ayudaremos a la Kentia a refrescarse y
a prevenir la plaga de la araña roja.

Le encanta que rocíes con agua pulverizada sus hojas.

Puedes retirar las hojas amarillas, viejas o feas de tu Kentia.

A la Kentia le gusta mantenerse a temperatura ambiente, por debajo de 10 ºC hace demasiado frío
para ella.

Puedes abonarla cada quince días entre abril y septiembre para asegurar su crecimiento. Durante
el invierno la planta no crece, y por lo tanto no necesita abono.

 

Tareas del jardín en enero

Tareas del jardín en enero

En el primer mes del año, la actividad con las plantas es mínima. Podar los rosales y prevenir las plagas son las labores más importantes.

Es buen momento, entonces, para hacer planes de futuro también con el jardín para la próxima primavera: qué plantas comprar, cómo darle otro aire a ese rincón…

 

Tareas generales del mes

Podar. Si no lo has hecho en diciembre, no dejes pasar enero para ejecutar la poda más importante de los rosales de pie (fíjate en el apartado de la agenda Árboles, arbustos y trepadoras).

Combatir las plagas. En enero, aprovecha para dar una nueva aplicación de aceite mineral antiplagas a los árboles.

Plantar. Como en diciembre, puedes plantar todavía árboles y arbustos caducifolios, sobre todo si es a raíz desnuda, pero siempre y cuando la tierra no esté helada o empapada.

También puedes plantar plantas de flor de temporada (fíjate en el apartado de la agenda Plantas de flor y pásate por nuestro centro de jardinería).

Regar. Mantener húmedo el terreno evita que se compacte y contrarresta el efecto de las heladas, ya que aumenta la inercia térmica. Esto es especialmente importante para las plantas en tiesto. Riega en las horas centrales del día.

Mullir y acolchar el terreno. El frío provoca el endurecimiento del sustrato: múllelo con la ayuda de una azada o azadilla y mantenlo acolchado con corteza de pino para evitar que se compacte.

Protecciones. Vigila que las fundas, mantas de hibernación, pantallas cortavientos y demás protecciones contra el viento y el frío cumplen bien su función. Ventila los invernaderos, túneles y campanas los días de sol.

 

Árboles, arbustos y trepadoras

Nueva aplicación de aceite

Los árboles necesitan ahora una nueva aplicación de aceite mineral mezclado con fungicida para mantener a raya las plagas de pulgones, cochinillas, escarabajos y hongos como la roya o el moteado.

Empapa bien la corteza.

Poda los rosales de pie bajo

Si no lo has hecho en diciembre debes realizar ahora la poda más importante del año de los rosales de pie bajo, híbridos de té, floribunda y patio. De ella dependerá la floración principal de primavera y la forma de la planta.

Aprovecha para eliminar las ramas muertas, débiles o mal orientadas que saturan el interior del rosal. No compostes estos restos de poda.

  • Utiliza una tijera bien afilada, ajustada y limpia. El corte ha de ser oblicuo y neto, a unos tres milímetros por encima de una yema orientada hacia afuera. Es importante que no se astille la rama.
  • Esparce abono completo o especial para rosales y entrecava ligeramente.
  • Riega copiosamente y protege el cuello con mulching.

Quita la nieve y el hielo de las ramas

No dejes que se acumule mucha nieve y hielo sobre los árboles, arbustos, setos y trepadoras del jardín. El exceso de peso podría quebrar las ramas de algunos ejemplares.

Con la ayuda de una pértiga o una vara mueve las ramas para que la nieve caiga. Riega ligeramente el suelo para hacerla desaparecer.

Si tus árboles y arbustos están cubiertos de hielo puedes intentar librarlos de él golpeando ligeramente el extremo de las ramas con una vara larga o una escoba hasta que la costra se rompa y caiga.

Evita colocarte debajo del ejemplar. No intentes eliminar el hielo con agua; podría congelarse sobre la capa anterior y empeorar el problema.

 

Plantas de flor

Flores de pleno invierno

A los resistentes pensamientos y ciclámenes, capaces de mantener toda su belleza a pesar del frío y las nevadas, se suman ahora los eléboros, o rosas de Navidad, ideales para climas húmedos, y más adelante las violetas, prímulas, bergenias.

Bignonia de invierno

Y entre las trepadoras, los jazmines de invierno, el avellano mágico (Hamamelis mollis) y la bignonia de invierno (Bignonia venusta).

Si quieres que florezcan más tiempo apórtales un abono rico en fósforo y potasio.

 

Plantas de interior

Regar poco (o nada) y humidificar el ambiente

Humedad ambiental y un lugar fresco (no frío) y muy luminoso, alejado de la calefacción, es casi todo lo que necesitan estos meses las plantas de interior.

Un riego al mes basta, excepto en el caso de las azaleas, cuyas finas raíces exigen riego regular por inmersión.

Es importante vigilar que no se acumule agua en la base de los tiestos: podría provocar la caída de las flores, como sucede con la orquídea Phalaenopsis, la asfixia de las raíces o la pudrición de la planta.

Algunas plantas como la pachira, la zamioculca, las sansevierias o la yucca no deben regarse.

 

Huerto

Enmendar la tierra

Las áreas del huerto donde se sembrará en primavera deberán limpiarse de malas hierbas y entrecavarse para airearlas y mullirlas.

A continuación, aplicar una enmienda orgánica (mantillo, compost, estiércol bien descompuesto) y entreverar con el suelo; le aportará nutrientes de liberación lenta y mejorará su textura y estructura.

Siembras de enero

Este mes ya puedes sembrar rúcula directamente sobre el terreno y pimientos en semillero, además de acelgas, espinacas, zanahorias…

Si la zona es de inviernos poco fríos, a partir de diciembre se pueden plantar también patatas tempranas o semitempranas.

 

El césped

En enero, enmendar con materia orgánica

Este mes es importante aportarle al césped abono orgánico (humus, mantillo, compost) para prepararlo para el rebrote primaveral.

Como en los meses precedentes, si la hierba está un poco más alta de lo habitual estará más protegida.

No conviene pisarla si está muy mojada o escarchada (en este caso riégala ligeramente para evitar que se queme).

Y procura que no se acumule agua de lluvia en forma de charcos permanentes.

 

Recuerda que en Centro de Jardinería Sánchez dispones durante todo el año, de todo lo que necesitas para el cuidado de tu jardín.

¡Te esperamos!

Jardinería Sánchez, vive en tu jardín.

Con las plantas: más vale prevenir que curar

Con las plantas: más vale prevenir que curar

Con tus plantas también «más vale prevenir que curar».

Es el momento de tratar tus frutales y rosales para evitar el ataque de plagas en primavera.

Aplica aceites minerales en los troncos y ramas de árboles y arbustos para que ataquen los huevos y semillas.

En nuestro Centro de Jardinería te aconsejaremos la manera adecuada de uso, así como de la conveniencia de repetir el tratamiento.

¡Protege ahora tus plantas para que florezcan sanas y voluptuosas la próxima primavera!

 

Anturio: planta del mes de diciembre

Anturio: planta del mes de diciembre

El anturio es una de las plantas de interior más populares. Es fácil de cuidar y muy atractiva.

El anturio dota sin duda de personalidad al hogar: en blanco transmite serenidad mientras que las variedades más coloridas transmiten una sensación dinámica y vivaz.

Aunque la mayoría de la gente piensa que lo colorido de la planta en la flor, en realidad es una bráctea. Las flores del anturio son muy pequeñitas y pueden encontrarse en la espiga.

Origen

El anturio procede de los bosques tropicales de Colombia, Guatemala y en la región amazónica de Brasil. La planta crece allí como un epifito, lo que significa que crece sobre los árboles sin que la mayoría de sus raíces extraigan nutrientes de los árboles.

La planta obtiene suficiente luz en esos espacios pero no le da directamente la luz del sol, y siempre se encuentra en un lugar cálido con altos niveles de humedad.

Elige la tuya

El número de variedades de anturio se ha expandido sustancialmente recientemente. Existen variedades grandes con formas holgadas y brácteas como orejas de elefante y también variedades compactas con “flores” pequeñas.

Aunque pueden encontrarse en múltiples colores como blanco, las series “Love” y “Champions” son muy particulares y hay variedades que garantizan 300 días de floración.

Cuidados básicos

• Al anturio le gustan los espacios luminosos, aunque pero no lo exponga al sol directo.
• Es necesario mantener la temperatura del espacio que se encuentra entre 18 y 22 ºC.
• No debemos dejar que el sustrato se seque completamente, aunque tampoco debemos dejar que las raíces permanezcan inundadas.
• Pulverizarla con agua para reproducir la humedad de los bosques tropicales.
• Las flores marchitas se pueden retirar.
• Hay que abonarla una vez cada tres semanas, lo que le ayuda a mantener sus flores relucientes durante largo tiempo.

 

La Poinsettia (Flor de Pascua): orígen, características y cuidados

La Poinsettia (Flor de Pascua): orígen, características y cuidados

Cada año, al llegar las fechas próximas a la Navidad, muchos son los hogares que entre su decoración tienen una llamativa y hermosa planta conocida comúnmente como ‘Flor de Pascua’, ‘Flor de Navidad’ o ‘Poinsettia’.

Esta planta, originaria de México, tenía un importante simbolismo para la cultura azteca, utilizándola como remedio medicinal y para ofrecérsela a sus Dioses.

En el siglo XVI, frailes Franciscanos que se encontraban evangelizando a la población de Taxco de Alarcón (México) ya la utilizaban como adorno floral durante las fiestas navideñas y así consta en un relato escrito en esa época.

Pero quién realmente es el artífice de que la planta fuese conocida mundialmente es Joel Roberts Poinsett, médico de formación y gran apasionado a la botánica, lo que lo llevó a tener un importantísimo invernadero en Greenville, Carolina del Sur.

Pero con lo que realmente se ganó la vida el señor Poinsett fue con la política. Entre 1825 y 1829 ejerció el cargo de embajador de los Estados Unidos en México y fue en uno de sus múltiples viajes que realizó por el país cuando se encontró con esta llamativa planta de hojas rojas que llamó su atención. Recogió unos esquejes que mandó a su invernadero y a su vuelta a los EEUU se dedicó a su cultivo y desarrollo.

Se le ocurrió regalar esa planta a sus amistades por navidad y así nació una entrañable tradición que cada vez fue cogiendo más fuerza.

A raíz de ahí, en Norteamérica se empezó a conocer la planta con el nombre de poinsettia y en 1991 se instauró en los Estados Unidos el 12 de diciembre como Día Nacional de la Poinsettia, en conmemoración y recuerdo a la fecha en que falleció Joel Roberts Poinsett (12-12-1851).

Historia y curiosidades aparte, vamos ahora a centrarnos en cómo cuidar esta preciosa planta de forma que se mantenga en buena forma durante estas fiestas y mucho tiempo después.

La Poinsettia se ha convertido en uno de los iconos más representativos de nuestras fiestas y es raro el hogar que no tenga una para esas fechas.

Su éxito se debe a sus brácteas u hojas de color rojo en forma de estrella, las cuales pasados los meses se vuelven verdes para luego volver a resurgir rojas (también las hay de color crema, blancas o rosas).

Sin embargo, aunque las compramos preciosas, con el tiempo, al pasar las fiestas, empiezan a perder las flores, marchitarse y al cabo de uno o dos meses mueren.

Y es que la flor de Navidad es una planta muy fuerte, pero si no tenemos en cuenta los cuidados básicos que necesita, no conseguiremos mantenerla siempre bella y florida.

¿Qué cuidados debemos dedicar a nuestra Flor de Pascua para que se mantenga viva y flamante el máximo tiempo posible?

Escoge una planta adecuada

Cuando vayas a comprar una flor de Pascua, procura que el ejemplar tenga una base gruesa y que haya hojas verdes y sanas debajo de las hojas de color que forman la estrella.

Si ves que hay hojas amarillas o daños en las hojas y/o brotes significa que la planta no está bien cuidada.

Desconfía de las plantas cuya tierra está empapada o muy seca, pues puede ser signo de que no se estén regando de manera regular y esto puede haber dañado irreversiblemente las raíces.

No compres plantas que se encuentran en el exterior. El motivo de que las vendan envueltas es que esta planta sufre mucho los golpes producidos por las bajas temperaturas y en unos días puede perder sus hojas casi por completo. Procura que esté bien resguardada en tu trayecto a casa.

Los cuidados de la flor de Pascua en el hogar

Cuando llegues a casa debes quitar el envoltorio de la planta para airearla.

Colócala cerca de una ventana donde reciba buena luz y evita que esté muy cerca de fuentes de calor como radiadores o aires acondicionados, pues secan mucho el ambiente y pueden dañar la planta.

El riego debes realizarlo directamente en la maceta, nunca mojes las brácteas y hojas, y de manera moderada, pues mucha agua puede pudrir la planta.

Cuando pase el invierno puedes podarla e incluso plantarla en un jardín. Cuando llegue la primavera comenzará a brotar y crecer y florecerá de nuevo por Navidad.

Los cuidados de la flor de Pascua en el jardín

Si vas a decorar tu jardín con poinsettias, ten en cuenta lo sensibles que son a las bajas temperaturas. Busca las zonas más cálidas para su ubicación y las que puedan estar resguardadas por algún muro tanto artificial como natural.

Realiza sobre el mes de abril la poda para favorecer la brotación y procura no plantarlas cerca de farolas o zonas que permanezcan iluminadas toda la noche, pues al alargarles el día de manera artificial, pueden no florecer cuando llegue nuevamente diciembre.

En nuestro centro de jardinería disponemos de Poinsettias de calidad y en diferentes colores y tamaños.